La inauguración contó con Rafael Ansón, como presidente de la Academia y del Congreso Iberoamericano, y participaron, además, el ministro de Cultura argentino Alejandro Pablo Avelluto; el secretario de Turismo de aquel país, Alejandro Lastra, y la presidenta de la Academia Argentina de Gastronomía, Maria Podestá.

Las diferentes jornadas estuvieron llenas de actividades en las que destacó la presencia, por parte española, del sumiller Josep “Pitu” Roca, el cocinero vasco Andoni Luis Aduriz y del Basque Culinary Center, que hizo una presentación, de la mano de su director, Joxe Mari Aizega, dando a conocer algunos de los secretos del lugar de formación más selecto del mundo.

Y es que el País Vasco fue la región invitada, con un importante despliegue de sus cocineros, sus vinos y su gastronomía que la convierten en referencia mundial en el sector.

Dentro del Encuentro Iberoamericano de Chefs, estuvieron algunos de los máximos representantes de la gastronomía actual. Andoni Luis Aduriz habló sobre su restaurante Mugaritz, hito en el mundo de las experiencias gastronómicas. mientras que el prestigioso chef argentino Germán Martitegui habló sobre el Proyecto Tierras que lo llevó a recorrer el país, logrando una comunión perfecta entre los productores rurales y las grandes cocinas de Buenos Aires.

Desde Brasil, el chef Gabriel Matteuzzi dio una clase en vivo con degustación de productos típicos tropicales, mientras que el peruano José del Castillo mostró las raíces de la cocina de su país a través de un ceviche.

Uno de los momentos más espectaculares del Encuentro fue un “a cuatro manos” entre el mexicano Bricio Domínguez y el italiano Andrea Tumbarello, que dieron a probar dos de los productos más exclusivos del mundo; los escamoles (el caviar mexicano) y la trufa blanca y negra. Además, hubo una zona de mercado y otra de ”food curt”, donde el público pudo saborear cocinas regionales iberoamericanas.

Aromas, sabores, novedades y viaje a través de los sentidos han sido la esencia de Fibega, que reunió en tan solo tres días a las cocinas de Iberomérica. Todas han mostrado su diversidad, su atractivo y el gran reto de seguir consolidando una identidad que lleva a la gastronomía de la región a estar entre las más admiradas a nivel mundial.

La ciudad brasileña de Sao Paulo será la Capital Iberoamericana de la Cultura Gastronómica en 2018 y en Buenos Aires se acordó, en principio, la posibilidad de que Miami lo sea en 2019. En los años sucesivos, Madrid lo será previsiblemente en 2020 y Lima, en 2021. Finalmente, se acordó crear la Capitalidad Iberoamericana de la Coctelería, condición que el primer año, en 2018, ejercerá la capital cubana, La Habana.