Aporta tantos beneficios para la salud que está considerada un “súper alimento” consumida tal cual, en zumo o como ingrediente de ensaladas y macedonias.

El 90% de la granada es agua, por lo que es un potente diurético que ayuda a eliminar toxinas y muy baja en calorías. Asimismo es reseñable su poder digestivo, su ácido cítrico, beneficioso para la circulación y el corazón y su capacidad antioxidante gracias a sus flavonoides.

Destaca su contenido en vitaminas del grupo B –esenciales para la formación del tejido y mantenimiento de la piel- y su gran presencia de vitamina C contribuye a fortalecer el sistema inmunológico.

El mineral que contiene la granada es el potasio, necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal.