Una dieta cardiosaludable debe contener, sobre todo, verduras, frutas, cereales integrales, legumbres, frutos secos y aceite de oliva virgen extra, unida a la práctica habitual de ejercicio.

CONTENIDO RESTRINGIDO

Este contenido es exclusivo para IE Business School.
Por favor, para poder visualizar el contenido.