El guiso con perdiz se convierte en un plato nutricionalmente muy completo. La perdiz es una carne magra fuente de hierro, fósforo, selenio, vitaminas hidrosolubles niacina y B6. Acompañada de judías, aporta hidratos de carbono complejos (almidón), proteína vegetal y fibra. Además contiene hierro, magnesio, potasio, fósforo, selenio, niacina, ácido fólico y vitamina B12.