Han renovado su imagen y su propuesta gastronómica y del sitio original solo queda el nombre del gran bailaor que fundó este restaurante, en el que se llegó a redactar el primer borrador de la Constitución Española en la primavera de 1977. 

Aires nuevos para esta taberna del siglo XXI que arranca con la nueva sociedad de Ana Blanco y Roberto González quienes apuestan por una carta tradicional actualizada y un ambiente de lo más acogedor con una decoración que mezcla referencias de los patios andaluces con rasgos de las calles parisinas.

En el número 4 de la calle Conde de Xiquena se ubica Casa Gades, distribuido en una planta baja con barra y mesas altas para tapeo junto a otras bajas que se comparten en bancos corridos para una comida o cena informal. La escalera de forja negra es el elemento que vertebra el espacio, lo une y lo separa dando acceso a seis espacios repartidos en diferentes alturas, con distintos ambientes.

Entre sus platos destacan el mi-cuit ahumado con chutney de mango y jalapeños, el carpaccio de presa ibérica, el guiso de pulpo con papa canaria y mojo verde, la merluza en caldo corto de algas y puerro rustido o el jarrete de cordero con ruibarbo y remolacha. También ofrecen un menú del día, para los almuerzos de lunes a viernes, por 15€ y medio menú por 10€.