España es el país con mayor producción mundial–con las regiones de Castilla-La Mancha y Murcia a la cabeza, aunque también se da en Andalucía-. Otros productores internacionales importantes son Brasil, Estados Unidos, Honduras y Guatemala.

Su forma y color difieren según las variedades, pudiendo ser la piel blanca, verde o amarilla. Las más extendidas son piel de sapo, cantalupo, charentais, galia, melón amarillo o melón verde español.

Es una fruta, que una vez abierta, debe conservarse tapada con papel film en la nevera durante sólo unos pocos días porque se deteriora con rapidez. Como más se consume es solo pero también es un clásico como ingrediente de ensaladas, cremas frías, acompañado de jamón, sorbetes, helados y otros postres.