Los vinos tintos jóvenes con maceración carbónica (muy habituales en Rioja Alavesa) son un buen acompañante líquido para las recetas con nuestro jurel, pues ayudarán a equilibrar su contenido graso.

Al igual que los vinos tintos con crianza. Probemos con zonas o D.O. menos clásicas como Binissalem de Mallorca, Tacoronte Acentejo de Canarias o Ribera del Júcar de Cuenca. El panorama vitivinícola español nos ofrece un abanico inmenso de posibilidades de imbatible relación calidad/precio.