En pleno barrio de Chamberí, desde 1989, el restaurante Gala ofrece un local de diseño acogedor tanto para comidas de negocios como para disfrutar de un ambiente agradable con la familia.

foto a

Situado en Espronceda haciendo casi esquina con la calle Ponzano, tiene al frente a Serafín Losada, un economista que se decantó por la hostelería, quizá porque en su familia siempre han tenido restaurantes y porque él disfruta creando esa mágica relación con el cliente que, aunque esté en plena comida de negocios, hace que la experiencia de una comida allí sea cómoda y relajada.

Son los muchos pequeños detalles que Serafín y su equipo aportan a lo que se plasma en un servicio esmerado y muy profesional. Es un lugar ideal para poder hablar sin el problema de que la mesa de al lado se entere de todo, porque tiene una buena distribución que se complementa con un reservado en el que caben 8 comensales y una zona redonda, dentro del restaurante, que se convierte en un espacio propio.

 

Steak tartare

Entre sus especialidades destaca, sin ninguna duda, el steak tartare de solomillo cortado a cuchillo en la propia sala y que crea adeptos. Destacan asimismo el atún rojo, los pescados el Cantábrico y los erizos de mar gratinados a la muselina de cava. Y si eres amante del foie te resultara imprescindible su preparación con tostadas y un toque de dulce.

11-gala-steak-tartare-4

Es de resaltar la calidad de la materia prima y la utilización de los productos de temporada como el menú micológico que, junto a las alcachofas, ofrecen desde hace mas de dos décadas en su carta de otoño. Y se complementa con el detalle que, para abrir boca, te sirven de una espuma de setas nada mas sentarte a la mesa.

En resumen, un restaurante con precios mas que lógicos y una calidad fuera de serie el restaurante GALA se aproxima a cumplir 30 años desde su creación. Y esta cifra es suficiente para garantizar su trayectoria y una visita a quienes aún no lo conozcan.