De esta fruta se obtiene el jarabe de nombre granadina, muy utilizado, sobre todo, en coctelería. Famoso es el San Francisco, a base de muchos zumos, pero hay otras opciones. Esta vez armonizamos la granada con varias propuestas de cócteles.

Con granadina se puede hacer un combinado a base de vodka, zumo de naranja y licor de plátano, con una rodaja de esta fruta para decorar la copa de servicio.

También podemos optar por hacer un mojito (ron, soda, lima, azúcar y hierbabuena) al que añadiremos un chorrito del jarabe de granadina, con cuidado de no excedernos para que no quede muy dulce.

Y, por último, una propuesta sin alcohol: granadina, zumo de piña y zumo de naranja, todo triturado con frambuesas y unas hojitas de albahaca.