Esmeraos en la decoración: guirnaldas, globos, servilletas, vasos de cartón de colores, etc… desplegad en ella vuestra imaginación y optad por hacerla con vuestras propias manos. Compleméntala con la música que más les guste a tus hijos y a sus amigos.

Tened preparados varios juegos para fomentar la participación y repartir la diversión entre todos e, incluso, destinad algún regalo de recuerdo que daréis al final de la fiesta.

La merienda en estos eventos es esencial pero no te compliques en exceso: sándwiches, brochetas, croquetas, tortilla de patatas y empanadillas son ideas perfectas que podrás preparar con antelación. En cuanto a las bebidas: refrescos, batidos o zumos naturales. Y una tarta casera como colofón será siempre muy bien recibida.